María Consuelo Ceballos padeció los dolores y las molestias asociadas a la úlcera varicosa. Llegó a un punto de no poder caminar. Solo los productos Aral Thel Fortey y Borojó, durante cuatro meses, pudieron ayudarle con sus molestias. Hoy, con una nueva sonrisa en su rostro, nos comparte su testimonio.