José Alberto Agudelo, después de sufrir una luxación en la columna, debido a una caída, su movilidad quedó reducida. Su dolor era general, incapacitante y no le permitía hacer su trabajo con normalidad. Consumió el Aral Thel Fortey, su vida cambió y nos entregó este maravilloso testimonio.