¿QUÉ ES EL SÍNDROME METABÓLICO?

¿Qué es el síndrome metabólico?

El Síndrome Metabólico es un grupo de factores físicos como la obesidad, resistencia a la insulina, hipertensión y grasas en sangre altas. La presencia de este síndrome incrementa hasta en cinco veces el riesgo de tener diabetes mellitus y tres veces el riesgo de tener enfermedad cardiovascular.

Afecta un poco más a las mujeres y a personas mayores de 50 años. Este complejo de enfermedades es un problema para la salud pública ya que su origen está relacionado con factores externos modificables que toma aspectos como la urbanización, acceso a alimentos, contaminación, estrés, entre otros.

Sedentarismo, la incubadora del síndrome metabólico

Las personas con más tiempo de comportamiento sedentario tienen mayores probabilidades de desarrollar estas enfermedades, por lo que se deben reducir las conductas sedentarias para su prevención. A mayor tiempo de vida sedentaria aumenta de manera significativa la probabilidad de padecer síndrome metabólico hasta en un 73%.

Alimentación saludable una medida efectiva

Un patrón de alimentación saludable está asociado con un menor prevalencia de este grupo de patologías, mientras que un estilo occidental de alimentación frutas (frutas en conserva), granos refinados (pasta, arroz, pan blanco y cereal para el desayuno), lácteos (leche entera, grasa alta queso), proteínas (carne roja, carne procesada, carne de órganos),aceites y grasas (mantequilla, margarina, salsas grasas, ensalada alta en grasa y aderezos), bebidas alcohólicas (cerveza, licores), refrescos, café, dulces (helados, pasteles, galletas, galletas, chocolate) y comida rápida (pizza, refrigerios, papas fritas) se asocia con un mayor riesgo de síndrome metabólico.

A mayor medida de abdomen más riesgo

Se debe mantener un perímetro de circunferencia abdominal dentro de los parámetros establecidos para las diferentes poblaciones, dada su importante asociación con otros componentes del Síndrome; la disminución de éste, se relaciona con mejoría de niveles de azúcar y grasas en sangre, cambios que son directamente proporcionales a la disminución del perímetro de cintura.  La medida normal es hasta 88 cm en las mujeres y hasta 102 cm en el hombre, si tienes más de estas medidas tienes más riesgo.

Sobrepeso y obesidad, una alerta para tu salud

El sobrepeso es un factor constante inicial del síndrome metabólico en la mayor parte de los pacientes. Estas mediciones deben ser realizadas desde la infancia, ya que influyen directamente en la presencia de obesidad y diabetes en la vida adulta. Tener elevado el índice de masa corporal es un factor de riesgo importante, si tienes sobrepeso o ya estás en obesidad debes buscar la manera de poder bajar el peso.

¿Si mi familia tiene este síndrome yo también puedo llegarlo a tener?

El antecedente familiar no es directamente un predictor de riesgo, pero este historial si se asocia con la presencia de factores de riesgo, hay una necesidad de diagnóstico temprano en pacientes jóvenes.  Si tus padres, abuelos, tíos o hermanos padecen de alguna de las enfermedades que hacen parte de este síndrome, tienes que comenzar a cambiar tu vida, ya que puedes llegar tener estas patologías en el futuro.

¿El Síndrome de Ovario Poliquístico se relaciona con el metabólico?

El síndrome de ovario poliquístico aumenta proporcionalmente con el grado de resistencia a la insulina y a la ganancia de grasa, factores que hacen parte fundamental de las enfermedades del síndrome. Algunos expertos hablan que esta condición femenina es la manifestación ovárica de las enfermedades metabólicas, por esto muchas de las medidas de prevención son similares para los dos síndromes.

Alimentación sana e inteligente la mejor arma contra el síndrome metabólico

una dieta baja en grasas saturadas y alta en grasas insaturadas, alta en carbohidratos complejos y no refinados (integrales), fibra (10-25 g / día) baja en azúcares (verduras) y sodio (restringida de 2g- 5g al día), ya que el sodio está asociado con la hipertensión.  Se debe evitar el consumo de bebidas alcohólicas y bebidas con edulcorantes artificiales, así como evitar el consumo de tabaco.

Comer bien y ejercicio una medida efectiva

Se recomienda el ejercicio aeróbico realizando diariamente un mínimo de 30 minutos de leve a moderado a intensidad actividad física aunado a las intervenciones dietéticas como estrategia inicial de manejo en los pacientes que no presenten alguna contraindicación para realizar actividad física.  La primera estrategia terapéutica que debe de tomarse para lograr estos objetivos es la dieta y ejercicio adaptado a las características individuales de cada paciente, en aproximadamente un 40% estas medidas provocan una reducción en la prevalencia de este síndrome.

Endulzantes artificiales un arma de doble filo

Los edulcorantes presentan probables riesgos para la salud. Varios estudios como el de Framingham y el estudio multiétnico de la aterosclerosis informaron que existe una asociación positiva entre el consumo de refrescos de dieta y el aumento de los riesgos del síndrome metabólico y la diabetes.

Tips para tratar el síndrome metabólico

  1. Reduce el consumo de azúcares en tu dieta. Las dietas ricas en carbohidratos y azúcar elevan el riesgo de todo el conjunto de enfermedades del síndrome.
  2. La mitad de tus platos deben ser de verduras. Estos componentes te dan la fibra, minerales y carbohidratos sanos.
  3. Consume alimentos ricos en grasas insaturadas: aceite de oliva, nueces, aguacate, entre otros
  4. Baja el consumo de sal no superes los 4 gr al día.
  5. Haz una actividad física moderada mínimo 30 minutos todos los días. Actividades como nadar, caminar, correr suavemente ayudan a disminuir el riesgo

CONTÁCTENOS

Déjanos tus datos y nos comunicaremos contigo

GRACIAS POR TU MENSAJE

Pronto uno de asesores se pondrá en contacto contigo