GASTRITIS EN CUARENTENA

Este nuevo estado de vida y el cambio en nuestro estilo habitual lleva a todos nuestros sistemas físicos y emocionales a que se adapten. Esa adaptación es progresiva y en un principio nos protege y nos hace fuertes, con el tiempo se agota este ajuste y aparecen cambios que nos pueden llevar a la enfermedad.

El estómago: ¿mártir o héroe?

Todo lo que comemos llega a nuestro estómago. Todo lo bueno o malo que llega a nuestra boca termina en el. Gracias a su ácido, este órgano ayuda a romper los alimentos y destruye lo peligroso, por eso es el héroe de nuestro sistema digestivo; es el que pone la cara a ‘dios y al diablo’. Con el tiempo y el abuso, inicia la decadencia y el ácido tan importante para su acción comienza a destruir su propia integridad; a esto se le llama gastritis.

Un estómago en cuarentena

Durante este periodo que todos estamos viviendo, el estómago tiene que seguir trabajando; pero con un agravante, nuestro estrés y preocupación aumenta la secreción de ácido. Con el ácido aumentado el estómago inicia a quejarse a través de agrieras, acidez, dolor epigástrico y sensación de reflujo. Si a esto le agregamos la mala alimentación, se hace la combinación perfecta para el caos en nuestra salud digestiva.

¿Cómo ayudar al estómago en este aislamiento?

1. Actúa y no pienses tanto: es normal que pienses en buscar soluciones al final, nunca habíamos vivido esto. Intenta frenar el pensamiento repetitivo, cada vez que le das vueltas a las cosas te estresas y si esto pasa aumenta la acidez. Frena y busca una actividad que mantenga tu pensamiento distraído.

2. Consume alimentos que no necesiten tanto ácido: potencia las frutas y las verduras en tu dieta, esto logra bajar la acidez en el estómago.

3. Mastica lento ¡tienes tiempo!: uno de los mayores problemas que tenemos los humanos modernos es la falta de tiempo. Este afán por vivir se manifiesta a la hora de comer, no masticamos de manera consciente estamos en piloto automático. Al masticar despacio y consciente ayuda al estómago a sus funciones y bajas la acidez

4. Come lo que tienes que comer: durante este periodo es normal sentir ansiedad y la mayoría de seres humanos utilizamos la comida como antidepresivo. Esto es importante: come cuando tengas hambre y no cuándo tengas ansiedad. Recuerda que tú eres el que domina las emociones no al contrario.

5. Antes de dormir suelta el peso del alimento: si comes y te acuestas aumentas el riesgo de gastritis y de reflujo. Tienes que acostarte dos horas después de comer.

Que tiene la terapéutica natural para ayudar a mi estómago

Cómo ya te hemos dicho antes de afectar tu estómago, piensa en cuidar tu sistema inmune con nuestro kit Inmunológico y si estás con un grado de estrés importante te invito a mirar el kit Tranquilidad.

Si ya estás fuerte y tranquilo, pero estás presentando síntomas de ardor en la boca del estómago o pesadez, el se está manifestando. En este caso, la terapéutica natural te puede apoyar con Aral Thel Mulcerel, que con el poder de la manzana le pone una capa protectora a tu estómago, disminuyendo la irritación que causa el ácido. Aral Thel Mulcerel es la alternativa natural para proteger tu estómago en este periodo de aislamiento social obligatorio.

CONTÁCTENOS

Déjanos tus datos y nos comunicaremos contigo

GRACIAS POR TU MENSAJE

Pronto uno de asesores se pondrá en contacto contigo