icowhat
icowhat

Aral Thel es una empresa familiar quindiana fundada en 1989 con la dirección científica e investigativa del Dr. Javier Aristizábal Franco y la gerencia administrativa de la economista Lucena Bustamante González.

Aral Thel cumple 30 años de trayectoria en la investigación de plantas medicinales, logrando desarrollar una completa terapéutica natural para la salud humana.

La crisis del colon

¿Cómo puede un órgano entrar en crisis?

Siempre vemos al ser humano cómo un todo, sin embargo somos una unión de muchos órganos y sistemas. Una enfermedad puede comenzar en una célula de un órgano afectando a sus vecinas y con esto extendiéndose a todo su entorno, haciendo fallar todo el sistema. La historia de una enfermedad siempre inicia en una pequeña célula que falla en su trabajo.

El Colon es un órgano especial

El intestino grueso, como se llama comúnmente, tiene unas características que lo diferencian de sus vecinos del sistema digestivo. Casi siempre lo olvidamos y menospreciamos pensando que solo sirve para formar desechos. El Colon tiene muchas funciones que son desconocidas, como te mencionaremos a continuación:

Compactación y empaquetado: El colon tiene la propiedad de comprimir el bolo fecal y volverlo pequeños paquetes para su fácil eliminación. Está función es la más conocida y es vital: si no desechamos bien los desperdicios nos llenaremos de basura.

Absorber agua: Está acción es clave para la función anterior. El colon toma una gran cantidad de agua para ayudar con la compactación. Deshidratar la masa de sobras ayuda a mantener nuestra regulación hídrica. Si falla este paso podemos deshidratarnos y afectar a otros órganos como el riñón.

Sales: A dónde va el agua va la sal. Al estar involucrado en la retoma de agua, el colon es un paso importante para el mantenimiento de la sal del cuerpo, siendo vital para ayudarnos a mantener la energía.

Inmunológico: El intestino grueso al ser la última frontera digestiva, es a dónde llegan todos los enemigos que entran por la boca. En el colon hay abundantes células blancas haciendo reconocimiento y vigilancia. Esto es súper importante para la función del sistema inmunológico, ya que hay una relación significativa entre enfermedades del colon con alergias y enfermedades autoinmunes.

Flora bacteriana: Este concepto es muy nombrado en los últimos años. Se ha demostrado que estas bacterias son vitales para las funciones de nuestro cuerpo. Ayudan a la digestión, a la protección contra virus, bacterias y parásitos; mejoran la producción de energía y finalmente, son vitales para nuestra claridad mental. Estas amigas microscópicas se alojan en el intestino delgado y grueso y dependen de buenos hábitos de vida para su supervivencia. Si el colon entra en crisis la flora bacteriana se reduce a un número crítico, trayendo con esto graves consecuencias para la salud.

Sistema nervioso: el colon es el órgano abdominal que más terminaciones nerviosas tiene, siendo muy afectado por neurotransmisores para bien o para mal. Esto quiere decir que si estamos angustiados o deprimidos esa tormenta de transmisores nerviosos afectarán de manera positiva o negativa al intestino grueso. La paz mental es determinante a la hora de tener una salud intestinal óptima.

Cómo entra en crisis el colon

La unión de dos factores hace que este órgano inicie una tormenta: los malos hábitos de alimentación, como la alta ingesta de carbohidratos y bajo consumo de fibra, son clave para esta tragedia. Si a esto le mezclamos el estrés emocional, la bomba mólotov contra el colon está armada y lista para estallar.

Alteración nerviosa, la mecha lenta del colon inflamado

El fuego inicia con el estrés, las preocupaciones, la angustia y la ansiedad, lo que hace que el movimiento intestinal falle. Al ser una acción caótica puede escoger dos caminos: o el estreñimiento o la diarrea. Generalmente esto es la primera manifestación del colon irritable, acompañándose de distensión abdominal, mala digestión o dolor abdominal, llevando a la necesidad de soltar el botón del pantalón (sé que los has sentido algunas veces).

El estrés y la mala alimentación

Cuando estamos mal emocionalmente los cambios endocrinos y hormonales nos llevan a comer mal, lo que a su vez inflama más el órgano y el sistema. Es el peor círculo vicioso, pudiendo llevar incluso a enfermedades crónicas metabólicas.

Flora bacteriana: la victima del estrés y los malos hábitos

El mal funcionamiento del colon, desde la regulación nerviosa y la alimentación mala, fumiga literalmente a nuestras amigas las bacterias. Con esto se disminuye la fermentación de alimentos y la protección de la mucosa intestinal. Estas dos funciones de la flora son de gran importancia para la salud, si fallan nos vemos expuestos a la inflamación, a la alteración del movimiento y a enfermedades.

La inflamación crónica que inicia en el colon

El estrés, la mala alimentación y la alteración de la flora bacteriana hacen que se inflame el colon. Pero la inflamación es a consecuencia de la reacción de las células de defensa a estos cambios. Los leucocitos hacen su función sin importar las consecuencias, al notar todos los cambios liberan muchas sustancias llamadas citoquinas que inflaman el colon, pero que se van por vía sanguínea a todo el cuerpo haciendo una reacción generalizada. La inflamación crónica en todo el cuerpo es la causa de muchas enfermedades crónicas. Esto es importante que lo entiendas ya que para tratar una enfermedad hay que pensar en el colon cómo un buen punto de partida terapéutico.

La energía vital se afecta por la inflamación crónica

Cuando el colon se enferma la absorción de sales se reduce de manera significativa. Los electrolitos como el sodio y el potasio son las cargas eléctricas que necesitamos para nuestra función vital. Si no tenemos la capacidad de absorber bien estos elementos nos sentiremos agotados. Por este motivo, las personas con colon irritable se sienten sin fuerzas para poder hacer su vida diaria. Tener el colon sano es importante para nuestra vitalidad.

Agua, la fuente de la vida

Si el intestino está inflamado la absorción de agua se altera, llevando a la deshidratación que es independiente al consumo de este preciado líquido. Por eso antes de hidratarte piensa en tener un intestino sano para no deshidratarte mientras crees que te estas hidratando.

La crisis de colon y más en estos momentos de gran estrés e incertidumbre puede afectar tu salud desde todos los campos. Por esto es importante que manejes la tranquilidad mental, los buenos hábitos y busques la manera natural de mejorar la salud intestinal.

 Continúa leyendo más en nuestro siguiente Artículo: Hemorroides: más que una enfermedad, es un síntoma

 



+ Blog