icowhat

Aral Thel es una empresa familiar quindiana fundada en 1989 con la dirección científica e investigativa del Dr. Javier Aristizábal Franco y la gerencia administrativa de la economista Lucena Bustamante González.

Aral Thel cumple 30 años de trayectoria en la investigación de plantas medicinales, logrando desarrollar una completa terapéutica natural para la salud humana.

Hígado graso: Un llamado a cambiar tu vida

Riesgo para tu vida y tu futuro

La enfermedad del hígado graso no alcohólico afecta al 25 al 30% de las personas en todo el mundo, siendo generalmente una enfermedad asintomática. Los expertos predicen que la cirrosis relacionada con el hígado graso será la razón principal para los trasplantes de hígado en los próximos 10 a 20 años. El problema real radica en que un 20% de los pacientes con hígado graso simple progresan a hígado graso complicado con una mayor progresión a cirrosis y cáncer hepático.

¿Qué es tener el hígado graso?

Es una enfermedad que se caracterizada por la infiltración grasa del tejido del hígado (hígado lleno de grasa) en un porcentaje que excede del 5% al 10% de peso del órgano, llevando a causar fallas en la función del mismo y generalmente no se acompaña del consumo crónico de alcohol. 

¿Tengo factores de riesgo para tener hígado graso?

No hay un factor de riesgo especifico, pero afecta frecuentemente a personas con:

  1. Obesidad
  2. Resistencia a la insulina (hipoglucemia, azúcar levemente alta en la sangre)
  3. Diabetes
  4. Colesterol elevado
  5. Triglicéridos altos
  6. síndrome metabólico (hipertensión, diabetes y aumento de las grasas en sangre)
  7. Hipertensión arterial
  8. Hipotiroidismo
  9. Ovario poliquístico
  10. Síndrome de colon irritable (alteración de la flora bacteriana)

Si tienes algunas de estas enfermedades (o más de una) presentas un riesgo para tener el hígado graso, por eso es ideal que comiences a cambiar tu estilo de vida y claro, visita a tu médico.

 

 

Si no tengo ninguna enfermedad, ¿tengo riesgo de sufrir de hígado graso?

Las enfermedades mencionadas anteriormente son parte de los factores de riesgo; sin embargo, hay que tener en cuenta todo lo que lleva a sufrir de estas patologías. Por este motivo, hay que tener en cuenta el estilo de vida como un factor de riesgo fundamental antes de que se tenga una enfermedad metabólica. Si tienes los siguientes hábitos no solo tienes mayor riesgo de sufrir hígado graso, también, puedes sufrir de una enfermedad crónica:

  1. Alto consumo de carbohidratos: azucares, incluidas la fructosa derivada de las frutas y promocionada como libre de riesgo.
  2. Productos refinados: harinas, productos de panadería, alimentos procesados (colorantes, conservantes, estabilizadores)
  3. Consumo alto de grasas saturadas: Aceites vegetales hidrolizados, leche y productos lácteos.
  4. Sedentarismo

Si llevas estos hábitos de manera repetitiva en tu vida, estas en el camino hacia llenar tu hígado de grasa con el riesgo cirrosis y cáncer, al ser una enfermedad en la gran mayoría de casos asintomática, cuando te des cuenta por síntomas, enfermedad o por simple casualidad tendrás que hacer el doble de esfuerzo para poder prevenir su evolución. Desde el momento en que estás leyendo este blog inicia el cambio, depende de ti.

¿Porque se llena de grasa el hígado?

Los malos hábitos generalmente son corregidos por tu hígado, él tiene la capacidad de hacerte la vida fácil y que no te des cuenta que poco a poco te estas enfermando. En un principio el solo tiene la capacidad de captar, metabolizar (trasformar), reservar y expulsar cualquier sustancia que pueda ser nociva. Pero esta función tiene un tope y el acumulo de grasa es la primera fase de cansancio crónico del hígado.

La vida moderna llena de azúcar y grasas no saludables, ha llevado a que todo nuestro sistema llegue al límite, lo primero que comienza a fallar es la insulina. La reina de las hormonas que tiene que estar cuidando los niveles de azúcar en la sangre, le entrega al hígado la responsabilidad de los excesos. Esta resistencia a la insulina con el tiempo lleva a que el hígado se llene de azúcar (glucógeno), grasa (colesterol y triglicéridos); haciendo que se oxide (por lesión de las mitocondrias) y finalmente falle.

Este proceso no pasa en corto tiempo y antes de que esto suceda, pueden aparecer todas las enfermedades del síndrome metabólico como: la hipertensión arterial, el sobrepeso, el colesterol alto, los triglicéridos altos y azúcar alta (diabetes); pasando casi todo el tiempo sin síntomas evidentes.

El peligro de esta enfermedad radica en que los síntomas son escasos y casi siempre se encuentra en ecografías realizadas por otro motivo diferente. Por este motivo tienes que estar pendiente del riesgo para con esto poder prevenirlo.



+ Blog