icowhat

Aral Thel es una empresa familiar quindiana fundada en 1989 con la dirección científica e investigativa del Dr. Javier Aristizábal Franco y la gerencia administrativa de la economista Lucena Bustamante González.

Aral Thel cumple 30 años de trayectoria en la investigación de plantas medicinales, logrando desarrollar una completa terapéutica natural para la salud humana.

Guía para hábitos saludables en el insomnio que vas a necesitar

¿En qué me puede afectar el insomnio?

El sufrir problemas del sueño afecta nuestra vida diaria teniendo manifestaciones diurnas: fatiga, cambios en el estado de ánimo, disminución en la motivación o iniciativa, tensión, cefalea, síntomas gastrointestinales, preocupación por el sueño, malestar general y falta de habilidad mental, entre otros. El insomnio disminuye la calidad de vida y altera el funcionamiento social y laboral. Es de tal magnitud el problema que se puede extender a las 24 horas que incluso se dificulta dormir en el día, a pesar del agotamiento físico y emocional

 

El insomnio no solo afecta la vida, afecta seriamente el interior del cuerpo

 

La falta de sueño lleva a un fenómeno psicobiológico, es decir causa cambios psicológicos que se asocian a cambios biológicos en nuestro interior. El sistema neuroendocrinos y neuro inmunológico se ven seriamente comprometidos por la falta de sueño. 

Si tienes un problema de insomnio generalmente entras en un estado de hiperalerta, enfocando toda tu concentración en la falta de sueño, iniciando de manera inconsciente a rumiar mentalmente ideas y preocupaciones que hacen generalmente que pases a un problema crónica.  Los hábitos mentales repetitivos hacen que te inclines hacia actividades maladaptativas (tiempo en cama prolongado, siestas, consumo de alcohol, etc.) que agravan el proceso. 

Cuando no duermes el estado de alerta se expresa como una activación en tu cuerpo y en tu mente lo que te hace vulnerable a estímulos ambientales y sociales. estos cambios afectan la comunicación de neurotransmisores y hormonas lo que explica los síntomas físicos que se dan con el tiempo. 

Estos síntomas llegan a causar los síntomas diurnos como la fatiga, cansancio y alteraciones del humor tales como irritabilidad, tensión, indefensión o, incluso, estado de ánimo deprimido. Así que, si en este momento estás deprimido o deprimida estás siendo víctima de los cambios que tu cuerpo por falta de sueño, pero ya sabes lo que tienes así que entremos en materia, como lo vas a solucionar. 

 

Guía para hábitos saludables en el insomnio que vas a necesitar:

 

HIGIENE DEL SUEÑO

La primera acción es educarte en cómo mejorar tus hábitos, es mejor que busques donde anotar e inicies desde ahora a hacerte metas y objetivos, de ti depende el cambio y la mejoría. 

Repasa a continuación estos 10 puntos básicos que debes iniciar

1. Horarios regulares: despertarse y acostarse todos los días más o menos a la misma hora, aunque es difícil y más en edad laboral inténtalo ya que los cambios constantes en los horarios pueden llevar a sufrir de insomnio. 

2. Condiciones ambientales adecuadas para dormir: temperatura, ausencia de ruidos y luz, colchón adecuado, etc. Es muy importante hacer tu santuario del sueño, con todas las condiciones necesarias para dormir, haz una lista e imagina cómo sería. 

3. Comer a horas regulares y evitar comidas pesadas cerca de la hora de acostarse. come algo ligero antes de acostarse.

4. Limitar la ingesta de sustancias con efecto estimulante, como café, té o bebidas azucaradas, sobre todo a partir de las 5 de la tarde. También es conveniente limitar el consumo de alcohol, a pesar de que creas que te ayuda puede afectar. Si fumas reduce el consumo la nicotina es una sustancia estimulante.

5. Permanecer en la cama entre siete y ocho horas: Reducir el tiempo de permanencia en la cama mejora el sueño y, al contrario, permanecer en la cama durante mucho tiempo puede producir un sueño fragmentado y ligero. Irse a la cama solo cuando se tenga sueño.

6. Evitar siestas largas durante el día. No te desanimes por la siesta, en casos concretos, se puede permitir una siesta después de comer, de duración no superior a 30 minutos.

7. Realizar ejercicio físico de manera regular durante el día durante al menos una hora, con luz solar y siempre al menos tres horas antes de ir a dormir. Se debe evitar realizar ejercicio por la noche por su efecto estimulante.

8. Evitar actividades excitantes en las horas previas a acostarse. No deben realizarse

en la cama actividades tales como ver la televisión, jugar con celulares, hablar por teléfono, discutir, etc. 

9. Repetir cada noche una rutina de acciones que nos ayuden a prepararnos mental y físicamente para ir a la cama. Lavarse los dientes, ponerse la pijama, preparar la ropa del día siguiente, etcétera. Incluso un baño con agua caliente antes de ir a la cama puede ayudar. 

10. Practicar rutinas de relajación antes de acostarse puede contribuir a que se duerma mejor. Practique una respiración lenta y relajada. 

 

 

 



+ Blog