ARTROSIS, CUANDO LOS AÑOS DUELEN

La artrosis es una enfermedad crónica y progresiva caracterizada por el desgaste y la degeneración del cartílago articular; llevando, a dolor, pérdida de movilidad y deformidad de la articulación.

Es la enfermedad articular más frecuente, puede afectar a ambos sexos por igual y suele aparecer por encima de los 60 años. Aunque, en algunos casos puede presentarse a partir de los 40 años.  Es muy habitual.

La mayoría de personas por encima de 40 años que presentan dolor suelen presentar dolor en la espalda en las piernas suelen pensar que es artrosis; sin embargo, muchos de estos dolores también pueden estar relacionados con problemas de músculos y tendones, victimas compartidas del paso del tiempo.

¿Qué ocurre en la articulación con la artrosis?

El cartílago hace que el contacto entre los huesos durante el movimiento sea suave, por sus componentes elásticos es capaz de absorber el impacto de la vida diaria. La articulación se mantiene fuerte gracias a los ligamentos, los tendones y los músculos que impiden su separación.

En la artrosis lo primero que ocurre es una alteración del cartílago, que pierda su elasticidad y se inflama; esto, al ser crónico hace que la articulación se erosione y se desgaste, haciendo que los extremos de los huesos contacten directamente.

Tipos de artrosis

Artrosis de los dedos de la mano

Aparece primero inflamación y dolor, que va pasando a medida que llega la deformidad, muchos pacientes presentan dedos torcidos o con articulaciones gruesas que dan rigidez. Por lo general no es tan dolorosa pero la deformidad la convierte en un problema estético.

Artrosis del pulgar

Aparece con dolor y deformidad en la base del pulgar. Dificulta las labores manuales y los movimientos de precisión, afecta más a mujeres con trabajos de largo tiempo manuales como la realización de tejidos en tela.

Artrosis de cadera

Aparece con dolor en la ingle y en la región interna del muslo. A veces el dolor puede sentirse en la rodilla. Cuando es severa puede dar dolor incluso en reposo con dificultad para la movilidad.

Artrosis de rodilla

Aparece dolor en la parte frontal e interna de la rodilla, afecta principalmente la movilidad siendo más evidente al subir o bajar las escaleras y levantarse de una silla. Si es grave puede provocar gran limitación al movimiento.

Articulaciones y riesgo para tener artritis.

La articulación es la relación anatómica que une los huesos, permitiendo con esto la movilidad al cuerpo. Las partes de los huesos que llegan a las articulaciones están cubiertas por superficies de cartílago, que evitan el rozamiento óseo. Al ser superficies delicadas están tapizadas con una membrana sinovial, donde se produce un líquido con el mismo nombre que lubrica y nutre la articulación.

Artritis, una inflamación de la capa protectora

La artritis es la inflamación de la membrana sinovial, produciendo dolor continuo, hinchazón, decaimiento, cansancio, pérdida de tamaño articular, tumefacción y sensación de rigidez (frecuente en la mañana). Cuando la inflamación es permanente y se mantiene en el tiempo, puede llegar a afectar el hueso, lesión de ligamentos y tendones. Este daño puede llegar incluso a hacer desaparecer el cartílago. Este proceso entre inflamación y lesión, hace que el circulo vicioso sea cada vez mayor con más limitación funcional y dolor.

Artritis fuera de la articulación, ¿será esto posible?

La artritis es una enfermedad sistémica, aunque afecta mayoritariamente a las articulaciones puede afectar otros tejidos, más allá de la articulación se pueden afectar los tejidos circundantes, en algunas ocasiones se forman los conocidos como nódulos reumatoideos; estos son, abultamientos duros que aparecen en los codos, dedos de las manos, los pies, talón y en general en la piel cercana a las articulaciones, algunas veces estos nódulos deforman las manos y los pies de manera evidente.

CONTÁCTENOS

Déjanos tus datos y nos comunicaremos contigo

GRACIAS POR TU MENSAJE

Pronto uno de asesores se pondrá en contacto contigo